Calvicie


La calvicie o ALOPECIA ANDROGENETICA es una condición determinada por dos importantes factores, uno genético relacionado con las características de la piel cabelluda que heredamos de nuestros padres en cuanto a color, textura, densidad, forma de implantación y pérdida del mismo y el otro factor dependiente de los niveles de andrógenos u hormonas masculinas. Del equilibrio e interacción entre estos factores, más otros coadyuvantes como status psicológico y el medio ambiente, dan por consecuencia la aparición de la calvicie.

En la mayoría de los casos de calvicie en hombres y mujeres existe una determinación genética muy fuerte, que comanda el proceso de caída del pelo de una forma bastante predecible. Por otra parte, pueden coexistir enfermedades como la dermatitis seborreica, la deficiencia de vitaminas, enfermedades crónicas o degenerativas, incluso psiquiátricas, que también producen caída del pelo, que generalmente revierte espontáneamente una vez curada la enfermedad principal. En las mujeres, el maltrato del folículo piloso derivado del uso de tintes u otros tratamientos agresivos, también puede ser causa de perdida del cabello.

Obviamente, son los hombres los más preocupados, por ser los más visiblemente afectados. Existen en el mercado varios medicamentos tópicos (que se aplican localmente),que ayudan a retrasar la caída del pelo, pero en términos generales cuando la calvicie corresponde a la alopecia androgenética, siempre será progresiva e irreversible. A través de múltiples procedimientos de injerto de cabello podemos restablecerlo en forma natural y El cabello en nuestra piel cabelluda no es igual entre si, existen diferencias bioquímicas, sobretodo en sus receptores hormonales. El cabello de la frente es diferente al de los costados o al de la porción posterior del cráneo y gracias a estas diferencias se pueden llevar a cabo los procedimientos de injerto, llevando cabello de una zona sin receptores hormonales, como la parte posterior del cráneo hacia la zona de la frente; estos cabellos no se perderán, al mantener un comportamiento y crecimiento sin influencia hormonal.
El autoinjerto de cabello se hace mediante pequeñísimas incisiones de menos de un milímetro; se siembra "uno por uno" hasta cubrir la mayor área posible, previamente señalada por el paciente. Los folículos injertados son captados en el sitio receptor y aproximadamente tres meses después aparece el crecimiento del nuevo cabello.
Calvicie