Liposucción


El constante bombardeo de los medios de información, en los que se muestran hombres y mujeres con cuerpos atléticos, de proporciones casi perfectas, influyen notablemente para que un gran segmento de la población, actualmente se preocupe por hacer ejercicio y mejorar su alimentación, para alcanzar un ideal de belleza. De esto se desprende el gran éxito de los spas y los gimnasios.

La liposucción es un procedimiento moderno y seguro, mediante el cual se pueden retirar cantidades variables de grasa de casi cualquier parte del cuerpo, en donde se encuentre acumulada. La liposucción no es un procedimiento indicado en los casos de obesidad extrema, ya que utilizado en estas condiciones, incluso puede convertirse en un procedimiento riesgoso. La acumulación de la grasa corporal se encuentra determinada genéticamente, aunque influyen otros factores, como malos hábitos alimentarios, tabaquismo, medicamentos hormonales y los inhibidores del apetito.
La Liposucción es un procedimiento posible gracias a factores que en lenguaje claro podemos describirlos como:
1.- El tejido graso se encuentra repartido por todo el cuerpo en el espacio comprendido entre la piel y la capa muscular superficial, su espesor es variable dependiendo del área corporal pero siempre se conoce con precisión anatómica su localización, por lo que se lleva a cabo sin ningún riesgo.

2.- La grasa es un material friable, es decir, que fácilmente se fragmenta al aplicarle una presión de vacío, suficientemente potente para actuar exclusivamente en ella, sin lesionar otros tejidos adyacentes, que generalmente tienen una consistencia más resistente. La liposucción consiste básicamente en la aspiración de la grasa de las áreas lipodistróficas, por medio de cánulas especiales, conectadas a un sistema de presión de vacío. Es importante recalcar que "no es una cirugía para bajar de peso" sino para "mejorar el contorno corporal" , por lo que también se le conoce con el término de "Lipoescultura". Las incisiones quirúrgicas son tan pequeñas (3-4 milímetros) que posterior a unas cuantas semanas casi desaparecen.No requiere de hospitalización, a menos que se intervengan varias áreas corporales o como complemento de alguna otra cirugía mayor. Posterior a la operación el paciente deberá de utilizar una faja de compresión que mantendrá la piel firmemente adosada a los planos musculares, durante un periodo de seis semanas.

Generalmente la liposucción es una operación que no genera molestias, la mayor parte de los pacientes refieren dolor de baja intensidad y algunos moretones, lo cual no impide llevar a cabo sus actividades normales desde los primeros días. Es nuestro deber informar que una liposucción bien indicada, en un paciente buen candidato, en instalaciones adecuadas y sobretodo llevada a cabo por un ESPECIALISTA EN CIRUGIA PLASTICA, debidamente certificado y capacitado, no plantea ningún riesgo para el paciente.
Liposucción