Glúteos


Al igual que las pantorrillas y las mamas, el área de los Glúteos tiene una enorme importancia dentro del contexto general de una figura bella y equilibrada. Un área glútea, de forma agradable, balanceada y con una adecuada proyección, es siempre deseable. Sin embargo, también es susceptible a manejos inadecuados, como las inyecciones de sustancias que a largo plazo ocasionan complicaciones y secuelas terriblemente graves y generalmente irreversibles, con daños a múltiples estructuras como la piel, la grasa, los músculos y aún, órganos tan distantes como los riñones. Para manejar los problemas de contorno corporal, el cirujano plástico considera las variables particulares de cada paciente, como la edad, la calidad de piel y la falta o el exceso de volumen del segmento afectado.

La cirugía de aumento de glúteos mediante aplicación de implantes, es cada vez más popular debido a que permite mejorar notablemente el contorno, sin los peligros de las complicaciones citadas.

La cirugía consiste en la inserción de un par de implantes glúteos especialmente diseñados para esta región, a través de una incisión que generalmente deja una cicatriz discreta en el pliegue interglúteo. Los implantes glúteos, así como los de pantorrillas y mamas son productos de importación que ingresan al país legalmente con autorizaciones fiscales y de salud, respaldados por una certificación de calidad en su fabricación y que generalmente mantienen una representación comercial en nuestro país.

El procedimiento quirúrgico se lleva a cabo con anestesia general, previa valoración médica, con historia clínica, exámenes de laboratorio, valoración preanestésica y cardiopulmonar. Requiere de 1 a 2 días de hospitalización y la presencia de canalizaciones, ayudan a eliminar el exudado inflamatorio y restos de licuefacción de grasa, lo que obliga a su permanencia por 7 a 10 días para su retiro y el reinicio de actividades normales, excepto del ejercicio físico intenso, el cual podrá hacerse a partir de la tercera semana.

Gluteos